No me lo puedo permitir

¿Cuando miras el precio de algo dices – Es caro- o –No me lo puedo permitir-?

La diferencia entre las 2 frases es la que crea en ti misma creencias erróneas. 

 

En el post de hoy   te invito a reflexionar sobre la palabra CARO.

 

Porque esto es lo que dices cuando ves un producto con un precio elevado, no? Es caro.
En economía se habla de caro cuando un objeto tiene un valor injustificado y de costoso cuando tiene un valor elevado pero justificado.

En pocas palabras, caro quiero decir – no vale eso-

Sin embargo, muchas veces dices es caro sin ni siquiera haber visto que es lo que se ofrece, ¿no te pasa? Abres una página de venta y lo primero que busca es cuánto vale, antes de pararte a leer qué se te está ofreciendo, qué beneficios, qué transformaciones, qué ganancias, podrás obtener si adquieres ese producto.

En definitiva le pones la etiqueta de caro, de valor injustificado, sin una base, sin un motivo lógico respeto al producto que te se está ofreciendo.

La base, y lo siento decirlo, está en tu bolsillo.

Le pones la etiqueta caro mirando tu bolsillo, por esto en lugar que -es caro- deberías decir – ahora no me lo puedo permitir-.

 

no me lo puedo permitir

 

Por qué? Porque si lo estás viendo probablemente es algo que te interesa adquirir , en el que te interesa invertir, pero al darle la etiqueta de caro ya lo estás eliminando de tus posibilidad, dando la culpa a la persona que ofrece el producto o servicio en lugar que asumir tu responsabilidad de no poder asumir ese gasto.

Sé que te he hecho reflexionar y te invito a pensar sobre este concepto que cambia completamente tu forma de mirar los precios en tu fase menstrual, el momento en que puedes ver con más claridad la globalidad del producto que te se ofrece, en que puedes individuar, enumerar, escribir y tener claros, los beneficios que obtendrás, tanto prácticos como emocionales, en que puedes valorar la ayuda que se te ofrece y no sólo el dinero que se te pide.

 

Reflexiona sobre estos beneficios y reserva esa lista para la siguiente fase, la fase preovulatoria. En esta semana que estás más atenta a los detalles, más enfocada en los números y en la practica, haz cuentas teniendo presentes siempre los beneficios.

¿De verdad no te lo puedes permitir?

¿O si podrías si te quitaras unos vicios?

¿O si podrías si tuviera un pago a plazos?

Estudia las diferentes alternativas y verás que antes de que te lo esperes, podrás hacerte con el producto que quieres, que necesitas, que ya no será caro sino al alcance de tus bolsillos.

 

¿Te has encontrado en esta situación? 

Si es un SÍ y quieres SANAR tu Relación con el Dinero con un Método 100% Femenino, te invito revisar el Intensivo Virtual “Haz Más Dinero Usando Tus Ciclos Femeninos” que he creado en colaboración con Mónica Salazar.

Entra AQUÍ para leer todas las informaciones sobre el Intensivo y visualizar el Taller de Presentación Gratuito.

 

Deja tus datos en el formulario y Transforma tu Productividad en Femenino.

ATENTA:Has recibido una email de confirmación, abre y CLICA EN EL BOTÓN para confirmar tu interés. Powered by ConvertKit


Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies